La boda romántica de Nicolás y Patricia

0AL_9825

¿Qué mujer no sueña con el día de su boda? Yo creo que casi todas vosotras habéis cerrado los ojos y habéis visto ese día, el gran día. Hoy vengo a contaros como fue el gran día de Patricia y Nicolás.

Nico, como nosotros lo llamamos, le pidió la mano a Patri en Ware, un pueblecito pequeño del norte de Londres donde ella estuvo viviendo durante algún tiempo. Ella siempre había fantaseado sobre el día de su boda, pero lo último que se esperaba es que Nicolás se plantase en Londres para pedirle la mano en el 22 de Baldock Street, aquí vivía Patri. Fueron sólo 24 horas y vuelta a casa, pero para ellos fueron las 24 horas más bonitas de su vida. Esto nadie se lo esperaba. Estaban separados, Nico trabajando en Sevilla y Patri en Londres, pero cuando el amor es fuerte y verdadero pasan estas cosas. Os lo estoy contando y tengo un nudito en la garganta. Pues bien hoy os mostramos y contamos con detalle todo sobre esta bonita boda.

Elegimos el papel craft reciclado para la invitación y una blonda que la envolviese. Fuimos generosos con el medio ambiente y encima quedaron así de bonitas.

Esta boda fue un poco difícil de organizar porque Patricia vivía en Londres y aunque trabajábamos bastante a través del correo electrónico, Whatsapp, redes sociales, etc. hasta que Patricia no llegó a España no pudimos ponernos a funcionar al 400%. También porque Patri es muy exigente, y los que la conocéis sabéis que le gusta controlar hasta el último detalle. El 10 de marzo comenzaba la cuenta atrás, 3 meses para organizar todo lo que teníamos en mente, pero había 3 detalles que sí teníamos cerrado desde un año antes. Teníamos claro, que del maquillaje y la peluquería se encargaría la estilista Sara Lousame, la fotografía sería del maestro Alejandro Mármol y la película en manos de Michel Maraver.

 

El vestido que elegimos fue el modelo Dietrich de Pronovias. Patricia es pequeñita y el corte de sirena le iba como anillo al dedo. Las plumas le daban al vestido un toque muy romántico. De los zapatos mejor ni hablamos. Los diseñamos por una web site, vinieron grandes, los enviamos de nuevo, eran demasiado altos, los intentamos cortar en el zapatero y nos los cargamos. Gracias a Dios que estábamos a tiempo para comprar otros. ¡Cosas que pasan! Pero a los problemas soluciones.

 

 

Los tocados se los encargamos a “Los tocados de Lula”. Buscamos un aire romántico y dió en la clave. En cuanto al vestido de las damas… ¡pobrecitas! Compramos unas telas maravillosas en un tonos preciosos. Sorpresa la nuestra que la máquina de la diseñadora que nos los confeccionaba no estaba por la labor de trabajar ese tejido. Dos semanas antes de la boda no teníamos vestido para ellas. Así que unos grandes almacenes bajo las siglas ECI nos salvo la vida. ¡Mirad finalmente que guapas que iban!

 

 

¡Mirad qué pulseras! Son las típicas de las bodas americanas. Lula nos las hizo a conjunto con el tocado de flores.

 

 

A Nicolás lo vistió de pies a cabeza la sastrería Derby. Llevó un chaqué azul marino hecho a medida en el familiar y legendario taller sevillano. Sus zapatos fueron unos Lottusse y como gemelos unos de Tiffany que Patricia le regaló para que estrenase el Día B.

¡Preciosa la mantilla con el lazo! La madrina iba espectacular.

Nicolás y Patricia decidieron casarse el mismo día que celebraban su 10º Aniversario de novios. El lugar elegido fue la Catedral de Triana, Santa Ana, Sevilla.

El ramo de la novia tenía que ser de peonías. No había duda. Patricia es una enamorada de esta flor.

 

La celebración de la boda fue en Hacienda de la Andrada. Un lugar idílico por sus jardines y paredes lacadas de las que cuelgas geranios y gitanillas. Como veis para nuestro “sitting plan” utilizamos el mismo papel que para las invitaciones. Reutilizamos cajas de la fruta que pintamos y quedaron preciosas. La chica de la frutería nos veía y se echaba a temblar.

En cuanto a os detallitos para los invitados queríamos algo que no se guardase en el cajón, pues bien decidimos para ellas pay pays de rafia (el 1 de junio en Sevilla hizo mucha calor) y mermelada casera de calabaza y canela, elaborada por la novia, amigas y familiares. Teníamos 200 botes, y faltaban manos. Para ellos queso Boffard Reserva en aceite. También preparado por los novios.

Esta es la imagen de un pequeña personita que no se esperaba que la liga fuera a ser para ella.

Os presentamos a nuestra mami. ¡Qué grande!

Cuando el sol de junio cayó decidimos lanzar lámparas tailandesas. Quedaron preciosas y a los invitados les encantó la idea, además nos reímos mucho intentándolas encender y lanzarlas al cielo. No es tan fácil como parece, jeje.

Con este post queremos a agradecer a todos los que formasteis parte de esta boda. Una boda no es sólo de los novios también de padres, madres, hermanos, amigos y de todos los invitados. Una boda perfecta no es sólo que los novios se lo pasen en grande, sino que los invitados también. Que desde el primero hasta el último hayan disfrutado de cada momento. Una boda es la fusión del trabajo de muchas personas y de la ilusión de estos, y sobre todo, una boda es amor. Sin esto no hay boda. Es lo más importante de este evento: el amor.

¡Gracias de corazón!

5 comentarios

  • francis
    24 diciembre 2013

    Yo tuve la suerte de asistir a esa boda.. una boda llena de emociones, amor y pequeños detalles, que hicieron de esta boda un dia inolvidable. Cuando ya pensabas que estaba todo el “pescao vendio” aparecia otro nuevo detalle. Todo con una sencillez un buen gusto… característico de esta gran familia

  • esther
    25 diciembre 2013

    Me ha encantado todo. No se podia esperar menos de vosotras!!!

  • Amanda
    26 diciembre 2013

    Sin duda fue una boda maravillosa llena de detalles para todos los invitados y muy emotiva! La mejor boda a la q he asistido!!! Te quiero pequeña…

  • 10 enero 2014

    Exelentes fotografias, y cada una expresa todo un mensaje….Felicitaciones





WWL

Apúntate a nuestra newsletter y podrás conocer todas nuestras novedades e inspiración para tu boda.